Suspira el olivo, empieza la criba, inicio preciso del justo camino, que lleva su fin el aceite de oliva.